BaresChamberíPonzanoRestaurantes

Atelier Belge, un auténtico restaurante con corazón Belga en Ponzano

Érase una vez un chef con un sueño: traer la auténtica cocina Belga a los paladares de los madrileños. Así surgieron platos exclusivos con productos frescos de la mejor calidad y cocinados con técnicas artesanales que hacen de Atelier Belge un restaurante único y auténtico.

¿ES UN RESTAURANTE AL MÁS PURO ESTILO BELGA?

No del todo. El restaurante cuenta con dos espacios totalmente diferentes.

La planta de arriba es el restaurante en sí. Con una decoración elegante y limpia. Cuenta con mesas bajitas donde poder disfrutar de una comida o una cena de lo más agradable. La decoración juega con la vegetación minimalista y la madera, creando un espacio de lo más acogedor y sofisticado. Todo acorde a los platos que se sirven y la estética de los mismos.

La entrada o la planta de abajo es totalmente diferente. Aquí se respira un ambiente de bar, donde la madera y la cerveza son los principales protagonistas. Tiene un look más belga y no solo por los 11 grifos de cerveza belga que adornan la barra, sino por detallitos tan característicos como la imitación cocinitas del Manneken Pis de Bruselas.

NOSOTROS HEMOS VENIDO A HABLAR DE CERVEZA BELGA

¡Efectivamente! Como amantes de la cerveza no quisimos perdernos la gran inauguración de los 11 grifos de auténtica cerveza belga. Aunque la tentación de probarlas todas fue grande, no llegamos a tanto. Pero os presentamos dos de ellas para que vayáis abriendo boca.

Primero vamos con una rubia de trigo, la Cerveza Blanche de Namur Es una cerveza suave con sabores afrutados. Muy rica y agradable de tomar gracias a su sabor y a su fina espuma. Las cervezas de trigo no son tan amargas y para todos aquellos que no sois muy amantes de la cerveza ni de los sabores amargos, seguro que esta os encantará.

Pero vamos a coger un poco más de ritmo con sabores más intensos. La Cerveza Carlos V ya presenta un color más propio de las cervezas belgas. Más oscura y amarga. Nos recordó un poco a la cerveza Pilsen, que quizás es más conocida. Su sabor es más tostado que la anterior que os enseñábamos de trigo. Es de un color ambar y se sirve con una espuma densa que te hará disfrutar desde el primer sorbito.

Y ALGO DE COMIDA BELGA TAMBIÉN ¿NO?

En Zampa Madrid la comida nunca puede faltar. No subimos al restaurante, pero si pudimos degustar tres maravillosos platos del chef Etienne Bastaits.

La cerveza siempre sienta mejor acompañada de algo de picar. Pero si encima ese picoteo es de una calidad excelente, la combinación queda de 10.

Empezamos con unas Croquetas de Quisquillas con perejil fino y spray de limón. Las describiremos en una palabra: espectaculares.

Un traguito de cerveza y a por el siguiente planto, venga. Seguimos con el plato estrella de Bélgica y como no, de Altelier Belga. Unos Mejillones. Los sirven acompañados de patatas fritas siguiendo la tradición.

Y a por el último. Quizás el que más nos sorprendió de todos. Se llama Rilletes, y son unas bolitas de paté de papada de cerdo… Si si, pero podéis quitar la cara de sorpresa porque el sabor es increíble. Hay que probar de todo siempre porque nunca sabes lo que te pueden sorprender ciertos platos independientemente de sus extraños ingredientes.

¿DE PRECIO QUÉ TAL?

Cómo os comentábamos antes, de la comida que sirven como restaurante no podemos hablar mucho ya que solo fuimos a “cervecear”. Pero tienen toda la carta en internet por si queréis echar un vistazo. Se sale un poco del precio de los sitios que os solemos recomendar, pero quien sabe… Quizás para alguna ocasión especial… 😉

Las cervezas si tienen muy buen precio. No todos los días tienes tanta variedad de cerveza, con auténtico sabor belga, tirada por profesionales a través de 11 grifos diferentes.

Nosotros os hemos enseñado dos. Y por ejemplo, la cerveza Blanche de Namur cuesta 2,80€ la copa y 3,30€ el tercio. Todas rondan ese precio más o menos. También podéis echar un vistazo en su web.

¿DICES QUÉ ESTE RESTAURANTE BELGA ESTÁ EN PONZANO?

¡Eso es! Está entre Río Rosas y Alonso Cano. En una zona que se está poniendo muy de moda en las noches de cerveceo madrileñas. Concretamente está en la calle Calle de Breton de los Herreros, 39.

IMAGINO QUE NO TENÍAN MÚSICA…

No ponen música ambiente, no… Quizás se echa un poco de menos cuando tienes una cervecita en la mano. Pero es un bar para poder charlar y disfrutar de buena cerveza y comida belga. Si queréis música que acompañe el momento ¡nosotros os la ponemos!

Ahí van dos artistas belgas. De dos épocas muy diferentes pero muy grandes los dos.

SUS RRSS

 

 facebook (1) instagram (1) twitter (1)  pinterest

Silvia Ontiveros

Autor Silvia Ontiveros

Más artículos de Silvia Ontiveros

Deja un comentario